Procesador AMD Ryzen 5 2400G

El procesador AMD Ryzen 5 2400G pertenece a la primera generación de chips integrados con arquitectura Zen y gráficos Vega de la marca AMD. Fue lanzado a finales del 2018, por lo que ya cuenta con casi tres años en el mercado, y dos generaciones que le siguieron. Sin embargo, aún pueden resultar muy útiles y económicos para ciertos usos. Vamos a analizar algunas de las principales prestaciones de este componente.

Características del procesador AMD Ryzen 5 2400G

Este procesador cuenta con 4 núcleos y 8 subprocesos independientes. Esto es gracias a la tecnología multi-hilo, muy común hoy en día pero no tanto en la generación de procesadores integrados de aquel momento. Además, posee 4 MB de memoria caché L3. En este punto, podríamos decir que el procesador queda algo corto, ya que los actuales con la misma cantidad de núcleos tienen dos, tres y hasta cuatro veces más.

En cuanto a la velocidad de procesamiento, el AMD Ryzen 5 2400G posee una frecuencia base de 3,6 GHz, mientras que en turbo alcanza unos 3,9 GHz. Como se ve, no hay tanta amplitud ni margen para el trabajo. Lo que sí es interesante, es la inclusión de la tecnología Precision Boost 2 que ofrece un mayor rendimiento independientemente de la cantidad de hilos en uso. La exigencia de temperatura es bastante baja, logrando una potencia de diseño térmico (TDP) de solo 65 W. También tenemos la posibilidad de realizar overclocking para aumentar aún más el rendimiento (recomendado solo para usuarios avanzados).

Como hablamos de un modelo G, debemos tener en cuenta que el AMD Ryzen 5 2400G incluye un procesador gráfico integrado. Se trata del Radeon RX Vega 11, uno de los más potentes en su fecha de salida, que cuenta con 11 núcleos independientes. Asimismo, también viene incluido un disipador de calor Wraith Stealth. Se trata del más básico de los que ofrece la marca, por lo que es recomendado adquirir uno mejor, sobre todo si estamos pensando en exigir al procesador o hacer overclocking.

Conclusiones

Si estamos algo cortos de presupuesto para comprar una tarjeta gráfica dedicada y queremos armar una PC gaming básica, podemos optar por esta alternativa. Con los gráficos integrados, podremos jugar sin problemas algunos juegos retro o incluso Counter Strike CS:GO y Overwatch sin la máxima definición.

En líneas generales, se trata de una opción económica e integrada para PCs de uso general o incluso gaming básico. Puede armarse con un presupuesto bajo, y más adelante hacer un upgrade comprando una placa gráfica discreta.

Relacionado

Intel Core i7-11700F @ 2.50GHz
Intel Core i9-10940X @ 3.30GHz
AMD Ryzen 7 1700
Intel Core i5-10500 @ 3.30GHz
AMD Ryzen 5 5600X
AMD Ryzen 3 3200G
Intel Core i9-10900K @ 3.70GHz
Intel Core i5-11600KF @ 3.90GHz
Intel Core i7-9700 @ 3.00GHz
AMD Ryzen Threadripper PRO 3955WX
Intel Core i9-11900KF @ 3.50GHz